Antecedentes

Todo comenzó en 1911 cuando el Senador Eguiguren presentó un proyecto en el que declaraba la necesidad de la construcción de un puente entre las dos provincias hermanas de Entre Ríos y Santa Fe.
En 1926 se proyecta un puente carretero ferroviario para reemplazar los ferro-barcos de Zárate e Ibicuy.
En 1936 se proyecta un puente entre Paraná y Santa Fe, designándose una comisión para estudiar la conveniencia de un puente o un túnel; pero dicha iniciativa no prospera.
Recién en 1955 el gobierno de Entre Ríos toma la iniciativa de realizar un anteproyecto de un Túnel. Al año siguiente el ministerio de Obras Públicas de la nación llama a licitación internacional para la confección del proyecto y construcción de un Túnel Subfluvial; pero las propuestas resultaron inaceptables.
A través del Decreto N° 7122/56 con fecha 20 de abril de 1956 se declaró la obra de Interés Nacional.
Los gobernadores Carlos Sylvestre Begnis y Raúl Lucio Uranga, de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos respectivamente; fueron los encargados de sellar el pacto de construir la mayor obra ingenieril de la región.
Se eligió un túnel porque tiene una vida casi ilimitada, frente a un puente en donde la fatiga del material hace que los costos de mantenimientos sean grandes y a la vez la vida útil es más reducida. Además, el puente lleva pilares o columnas que obstaculizan la navegación, frente al túnel que no molesta para nada, (recordemos que el túnel se construye debajo del lecho del río). Finalmente, los impuestos al gobierno nacional son menores que los estipulados para las obras sobre la superficie terrestre, pues pertenece a Jurisdicción Nacional.

Relacionados